+

Salvó a una mujer que era golpeada en el piso y ahora lo condenaron

Con apenas 22 años no se piensa mucho, y además se tiene generalmente un alto sentido del deber frente a muchas cosas. Borja (ningún diario ha publicado más datos del hombre a su pedido) vio que una mujer era salvajemente golpeada en su cráneo por dos ladrones, y dejó de lado los consejos leguleyos y se lanzó al rescate. 
 
Borja se trenzó a golpes con los malvivientes, y uno terminó hospitalizado, pero murió a los dos días. Aquello sucedió en España, en febrero del 2015, y ahora la Justicia ha condenado al joven malagueño a 2 años de cárcel y a pagar 200.000 dólares de indemnización a los familiares del muerto.
 
Ahora hay una nueva condena, y es la de los españoles para con su propio sistema judicial, y también han pedido el indulto para el samaritano.
 
 

¿Cómo fueron los hechos?

 
Tras salir de su trebajo en una discoteca, junto a dos compañeras, Borja vio que dos sujetos le arrebataban la cartera y le daban patadas a una mujer caída en el piso. De inmediato el joven salió a perseguir a los desalmados, llamados Isabel Cano y Pedro Toro Timeo, y los alcanzó.
 
Derribó entonces al hombre, que tenía su misma estatura, cerca de 1,80 metros. Pedro Toro Timeo intentó golpearle. Pero Borja logró esquivarlo y le propinó dos puñetazos.
 
Tras recuperar el bolso, Borja regresó junto a María Jesús para ver cómo se encontraba. Ella iba camino al trabajo cuando los dos drogadictos la asaltaron. Dos días después, uno de ellos, Pedro Toro Timeo, que cayó mal y sufrió un traumatismo encefalocraneano, murió tras haber entrado en coma.
 
Un personaje destacado, que expresó su disconformidad a través de las redes sociales, fue el periodista y escritor ibérico Arturo Pérez Reverte, autor, entre otros libros, de la saga del Capitán Alatriste, y fiel a su estilo lo hizo irónicamente vía Twitter.
 
 
El Juzgado de lo Penal número 9 de Málaga resolvió que Borja cometió "un delito de homicidio imprudente por la ejecución […] de una acción sin la diligencia debida, cual fue propinar dos puñetazos al fallecido, que hubieron de ser suficientemente intensos como para producirle las lesiones que experimentó Pedro (además del traumatismo craneoencefálico, la rotura maxilar del frenillo y de una pieza dental)".
 
Y para cerrar, casi como una ironía, y desconociendo los muchos antecedentes del ladrón, y que de no haber intervenido Borja, el muerto hubiese sido la mujer asaltada, justificaron la sentencia argumentando: "No se observa una necesidad racional de utilizar la fuerza para impedir o repeler la agresión materializada previamente por el fallecido contra un tercero, pudiendo el mismo haber utilizado otros medios o formas para auxiliar", concluyó.
 
Borja, de 26 años ahora, y que trabaja desde los 21 y está cursando una carrera universitaria, deberá continuar sus estudios tras las rejas.
 
"Ahora, después de lo que ha pasado, no sé si lo haría igual. No sé cómo reaccionaría. Pero sí sé que me costaría muchísimo mirar hacia otro lado. Sé que esto me ha cambiado la vida", le dijo el muchacho a la prensa, tras el fallo de la Corte.

Comercial: +54 2954 806082

Tu mensaje: +54 2954 350100

Mail: comercial@diarionoticias.com.ar

Redacción: redaccion@diarionoticias.com.ar

 ADMINISTRADOR 

LO MAS LEIDO HOY