+
 

La mamá de Sofia Herrera pidió buscar al único sospechoso de su desaparición

Tras la aparición de una adolescente en San Juan- adoptada - que sospechan podría llegar a ser la menor desaparecida hace 14 años, la familia de Sofía solicitó que se le realice una prueba de ADN. Ante esta posibilidad que los llena de esperanza, María Elena pidió buscar a un ciudadano chileno de 53 años.
 
Una luz de esperanza es la que mantiene por estas horas la familia de Sofia Herrera tras la aparición de una adolescente en la provincia de San Juan que podría ser la pequeña desaparecida hace 14 años. Se solicitó que se le realice una prueba de ADN ya la joven - que es adoptada - que tiene un gran parecido con la menor desaparecida el 28 de septiembre de 2008 en un camping en Río Grande, en Tierra del Fuego.
 
A la espera de las pruebas, María Elena Delgado, mamá de Sofi, le solicitó al Gobierno Nacional - a través de una reunión con el ministro de Seguridad, Alberto Fernández, que encuentren al único sospechoso por la desaparición de su hija. Se trata de José Dagoberto Díaz Aguilar, un ciudadano chileno y conocido como “Espanta la Virgen”.
 
“Les pedí que sigan buscando al nómade que está desaparecido y que no lo pueden encontrar por ningún lado. Es una persona que no tiene nada, solamente vive en los campos, cruza caminando de Chile a la Argentina y no lo pueden encontrar”, sostuvo.
 
La mamá de Sofia informó que el ministro se comprometió a seguir buscándolo, que será incorporado a la lista de los prófugos más buscados del país y que también “van a subir la recompensa” a quiénes aporten datos sobre el paradero de la nena.
 
El hombre de 53 años es un jornalero de nacionalidad chilena nacido en Castro, zona de Chiloé, con DNI argentino y con antecedentes delictivos. Fue señalado en 2018 por dos personas como el principal sospechoso.
 
El primer testimonio que lo vinculó a la desaparición de la nena fue el de un suboficial de la policía de la provincia que participó de las primeras búsquedas de Sofía. Él aseguró haber tenido contacto con el acusado, quien le dijo que “sabía dónde está Sofía”. En aquel momento la Justicia desestimó ese dato.
 
El segundo puntapié surgió por el testimonio de Néstor, un amigo de la familia que al momento de la desaparición de Sofía tenía seis años. Él compartió el camping John Goodall con ella y declaró haber visto a Díaz Águila. Gracias a su relato se logró elaborar el identikit para la búsqueda.

Comercial: +54 2954 806082

Tu mensaje: +54 2954 350100

Mail: [email protected]

Redacción: [email protected]

 ADMINISTRADOR