SJ TheDaily - шаблон joomla Форекс
+

El papa en Irak afirmó que "no es lícito" matar y hacer la guerra "en nombre de Dios"

También pidió que "las mujeres sean respetadas y defendidas", al visitar una iglesia del Qaraqosh, en el Norte del país atacada por el Estado Islámico en 2014.El papa Francisco afirmó que "no es lícito" matar y hacer la guerra "en nombre de Dios", al visitar Mosul, en el Norte de Irak, ciudad símbolo de los crímenes del Estado Islámico contra la población iraquí, en especial los cristianos, entre 2014 y 2017.
 
"Si Dios es el Dios de la vida, y lo es, a nosotros no nos es lícito matar a los hermanos en su nombre", planteó este domingo el Papa al visitar la ciudad del Norte iraquí en el tercer día de su visita al país.
 
"Si Dios es el Dios de la paz, y lo es, a nosotros no nos es lícito hacer la guerra en su nombre. Si Dios es el Dios del amor, y lo es, a nosotros no nos es lícito odiar a los hermanos", agregó el Papa durante su "Oración por las víctimas de la guerra", tras escuchar el testimonio de una mujer musulmana y de una monja que relataron el calvario de la ocupación extremista.
 
"Aquí en Mosul las trágicas consecuencias de la guerra y de la hostilidad son demasiado evidentes", denunció el Papa desde la denominada "Plaza de las cuatro Iglesias", que reunía a cuatro Iglesias de diversas ramas del cristianismo, una católica siríaca, una ortodoxa siríaca, una ortodoxa armenia y una católica caldea, atacadas por el Estado Islámico.
 
Durante el denominado califato islámico que la organización instauró en el Norte y Oeste de Irak entre 2014 y 2017, de hecho, partes de las Iglesias fueron usadas como edificios de administración, cárceles y tribunales.
 
De acuerdo al Vaticano, medio millón de personas, entre ellos más de 120.000 cristianos, escaparon de Mosul durante el califato del EI, reduciendo casi a la mitad la población que en 2004 era de 1.846.500 habitantes.
 
Este domingo, Francisco invitó "a la comunidad cristiana a regresar a Mosul y a asumir el papel vital que le es propio en el proceso de sanación y renovación".
 
En ese marco, Jorge Bergoglio lamentó que "la trágica disminución de los discípulos de Cristo, aquí y en todo Oriente Medio, es un daño incalculable no sólo para las personas y las comunidades afectadas, sino para la misma sociedad que dejan atrás".
 
"En efecto, un tejido cultural y religioso tan rico de diversidad se debilita con la pérdida de alguno de sus miembros, aunque sea pequeño", enfatizó Francisco, quien desde su llegada ha hecho de la protección de los cristianos, y del rechazo a su persecución, uno de los ejes de sus discursos.
 
Elishua, una iraquí de 60 años, contó a metros del Papa que tuvo la suerte de salir de la ciudad dos horas antes de la llegada del Estado Islámico, y que espera volver en dos semanas más. "Hay muchos chicos musulmanes que están ayudando y que viven en paz, no quieren más guerra", subrayó.
 
Según el Vaticano, la sucesión de guerras y terrorismo que azotó al país en los últimos 20 años disminuyó la cantidad de cristianos en Irak desde más de 1.2 millones a cerca de 300.000.
 
"La verdadera identidad de esta ciudad es la convivencia armoniosa entre personas de orígenes y culturas diversas", planteó el Papa.
 
Francisco consideró en ese marco que "es cruel que este país, cuna de la civilización, haya sido golpeado por una tempestad tan deshumana, con antiguos lugares de culto destruidos y miles y miles de personas, musulmanes, cristianos, yazidíes y otros, desalojadas por la fuerza o asesinadas", criticó al referirse al accionar del grupo extremista.
 
"Estábamos viviendo todos juntos: cristianos, musulmanes, y no pudimos creer lo que pasó", con la llegada del Estado Islámico, apuntó desde la ciudad Rana Bazzoie, de 37 años, que dejó Mosul en 2013.
 
En ese marco, y "a pesar de todo", según planteó, Francisco mostró la "convicción de que la fraternidad es más fuerte que el fratricidio, la esperanza es más fuerte que la muerte, la paz es más fuerte que la guerra".
 
"Esta convicción habla con voz más elocuente que la voz del odio y de la violencia; y nunca podrá ser acallada en la sangre derramada por quienes profanan el nombre de Dios recorriendo caminos de destrucción", sostuvo el Papa, que llegó a Mosul en helicóptero desde Erbil, capital del Kurdistán iraquí que visitó a primera hora de hoy.
 
El Papa pidió que "las mujeres sean respetadas y defendidas" en Irak
 
El papa Francisco pidió hoy que "las mujeres sean respetadas y defendidas" en Irak, al visitar una iglesia del Qaraqosh, en el Norte del país atacada por el Estado Islámico en 2014.
 
Al llegar en helicóptero a la ciudad desde Mosul, Francisco vio desde el aire la imagen de la Virgen ubicada sobre la Iglesia en la que habló este domingo, emplazada a mediados de enero por la comunidad católica local como "símbolo del renacimiento de Qaraqosh", explicó a Télam el sacerdote Georges Jahola en el lugar.
 
El campanario de la Iglesia, el más grande de la llanura del Nínive, fue derribado por los ataques extremistas, que usaron el patio interno como un polígono de práctica de tiro, recordó también en diálogo con Télam el sacerdote católico-siríaco Roni Momeka. El campanario, ya reconstruido, hace visible a la Iglesia desde varios puntos de la ciudad y junto a la Virgen busca marcar el inicio de una nueva etapa para la comunidad cristiana que este domingo recibió a Francisco.
 
Al recordar la imagen de la Virgen durante su discurso, el Papa aprovechó para plantear su preocupación por la situación de las mujeres, muchas de ellas víctimas de la violencia de los grupos extremistas.
 
"Y quisiera agradecer de corazón a todas las madres y las mujeres de este país, mujeres valientes que siguen dando vida, a pesar de los abusos y las heridas. ¡Que las mujeres sean respetadas y defendidas! ¡Que se les brinden cuidados y oportunidades!", reclamó.

Comercial: +54 2954 806082

Tu mensaje: +54 2954 350100

Mail: comercial@diarionoticias.com.ar

Redacción: redaccion@diarionoticias.com.ar

 ADMINISTRADOR