Imprimir esta página

El kirchnerismo triunfa en la gran encuesta de las primarias

12 Agosto 2019
El actual Presidente Mauricio Macri, perdió la primera batalla en las urnas pero, al menos todavía, no la guerra de la reelección. Las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) a las que acudían candidatos únicos de las principales coaliciones, fueron favorables al kirchnerismo.
 
La fórmula encabezada por Alberto Fernández y Cristina Fernández, fue la que cosechó mayor adhesión con el 47.01 por ciento de los votos. Macri y su compañero de fórmula, el peronista Miguel Ángel Pichetto (Juntos por el Cambio), quedaron en una segunda posición con 32.66% de respaldo.
 
La diferencia deja en una situación delicada al oficialismo que, a partir de ahora, apuntará todos sus cañones al objetivo de recuperar, para la primera vuelta de las elecciones (las verdaderas) del 27 de octubre, el voto de los que se abstuvieron y el disperso en las candidaturas del exministro de Economía, Roberto Lavagna por Consenso Federal (8,41% votos) y del liberal Jose Luis Espert (Frente Despertar) qque logró en su estreno en la arena política un 2,24%. Previsiblemente la mayoría de estos votantes se inclinarían, a la hora de la verdad, por el continuismo del Gobierno.
 
Con estos resultados el presidente de Argentina no tiene las cosas fáciles pero más difíciles estaban hace un par de meses cuando los sondeos no le daban ni el beneficio de la duda, al anticipar su derrota con diferencias de hasta quince puntos frente a «los Fernández». En este tiempo Macri, pese al desgaste de cuatro años de gestión con índices de inflación que llegaron a tocar el 40 por ciento y un dólar por las nubes, logró recortar distancias con sus adversarios y triunfadores de la noche que celebró, en rigor, una gran encuesta nacional. El panorama actual y los números de las PASO, pese a la remontada, siguen sin ser suficientes para cuadrar las cuentas de una posible reelección.
 
Para que el escenario cambie y favorezca al oficialismo, éste tendrá, además de seducir a los votantes de Lavagna y Espert, que reconquistar el terreno perdido en la provincia de Buenos Aires que concentra cerca del 40 por ciento del padrón. En las primarias, la estrella de la actual gobernadora, María Eugenia Vidal no brilló con la intensidad de hace cuatro años. Axel Kicillof, ex ministro y debilidad de Cristina Fernández de Kirchner, le puso freno a su carrera ascendente (Vidal obtuvo el 32,7%) al conseguir un 49,2% por ciento de adhesión y complicó el futuro inmediato del Gobierno.
 
La dimensión de estas PASO o su lectura en el mundo de las finanzas, se medirá hoy con dos variables. La cotización del dólar y los mercados. Estos venían apostando –y confiando– en la reelección de Mauricio Macri. Hoy veremos si mantienen su postura o se temen lo peor, el regreso de «Cristina» al poder aunque el candidato a presidente sea otro Fernández (Alberto).
 
Macri asume la derrota
 
«Hemos tenido una muy mala elección y eso nos obliga a redoblar los esfuerzos para octubre», ha reconocido Macri ante sus seguidores. Las caras en el cuartel de Juntos por el Cambio evidenciaban estos malos resultados e incluso algunos ministros llograron, según el diario 'La Nación', que no prevé sin embargo cambios repentinos en la composición del Gobierno.
 
«En la elección de octubre se va a definir todo. Escuchamos el voto de la gente, creemos en la democracia y en la expresión del pueblo», ha declarado Macri, quien ha abogado por «explicar» ahora sus nuevos proyectos y ha insistido en trabajar en aras de la estabilidad, para que «no se dañe una economía (...) que está empezando a recuperarse lentamente».
 
La debacle del partido de Macri también se ha notado en plazas clave como la provincia de Buenos Aires, que engloba al 37 por ciento de los votantes y donde la gobernadora, María Eugenia Vidal, se ha visto superada por Axel Kicillof (49,2 por ciento frente a 32,7 por ciento). En la capital, sin embargo, el oficialismo ha aguantado de la mano de Horacio Rodríguez Larreta, encaminado ya a la reelección.