SJ TheDaily - шаблон joomla Форекс
+

Le harán un exorcismo a una ciudad por una reciente ola de crímenes

10 Junio 2019
Será en Buenaventura, donde en la última semana fueron asesinados una nena de 10 años y un comerciante.
 
La ciudad portuaria de Buenaventura, en Colombia, sigue sufriendo por la violencia. En la última semana, dos asesinatos golpearon a sus pobladores y a la iglesia católica, que tomó una extrema medida: le harán un exorcismo a la ciudad para "sacarle el diablo".
 
El obispo de la Diócesis de Buenaventura, monseñor Rubén Darío Jaramillo Montoya, anunció, según reproduce Caracol Radio en su página web, que un helicóptero de la Armada Nacional sobrevolará la población y derramará agua bendita para sacar esos demonios que están destruyendo a la ciudad.
 
“A Buenaventura hay que sacarle el diablo para ver si así le devolvemos la tranquilidad que ha perdido la ciudad con tantos crímenes, hechos de corrupción con tanta maldad y narcotráfico que invade nuestro puerto”, dijo el representante de la iglesia.
 
El exorcismo se llevará a cabo el 13 o 14 de julio próximo, con motivo de las fiestas patronales que cada año se realizan en Buenaventura.
 
La escalada de violencia no se detiene en esta ciudad que tiene el principal puerto de Colombia, sobre el Pacífico, y que se encuentra a poco más de 100 kilómetros de Cali. Según las autoridades, en lo que va del año se registraron 51 asesinatos, 20 más que en el mismo período del año pasado.
 
Desde hace años, Buenaventura se convirtió en un puerto estratégico de la ruta de la droga hacia Estados Unidos. En 2010, un atentado con un coche bomba dejó un saldo de nueve muertos y más de 20 heridos.
 
El crimen que más conmocionó a la población fue el de Diana Tatiana Rodríguez, una nena de 10 años cuyo cuerpo apareció atado a una pared de cemento con signos de tortura en una zona de mar bajo del barrio de San Francisco.
 
Por este hecho, las autoridades capturaron al tío de la menor, identificado como Jhon Edward Quintero Urquiza. Posteriormente y después de haber confesado el crimen, el hombre fue trasladado a la cárcel del municipio de Jamundí sur del Valle del Cauca.