SJ TheDaily - шаблон joomla Форекс
+

El Ayatollah Khamenei, líder de la Revolución Islámica de Irán, prometió vengar la muerte de Soleimani

Tras el bombardeo en Bagdag que terminó con la vida de Qasem Soleimani, decretó tres días de duelo nacional en su país y prometió una "dura venganza".
 
El líder de la Revolución Islámica de Irán, el Ayatollah Ali Khamenei, aseguró este viernes que quienes asesinaron al comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní (IRGC), el general Qasem Soleimani, se enfrentan a una "dura venganza".
 
En un comunicado publicado por medios oficiales persas, Khamenei culpó a la “gente más cruel de la tierra” del asesinato del “honorable” comandante que “luchó valientemente durante años contra los males y los bandidos del mundo”.
 
“Su fallecimiento no detendrá su misión, pero los criminales que han manchado sus manos con la sangre del general Soleimani y de otros mártires en el ataque del jueves por la noche deben esperar una dura venganza”, agregó el líder.
 
Khamenei subrayó que el “mártir Soleimani es una figura internacional de la Resistencia, y todos los devotos de la Resistencia son ahora sus vengadores”.
 
“Todos los amigos y enemigos deben saber que el camino de la yihad de la resistencia (guerra santa) continuará con doble motivación, y una victoria definitiva espera a quienes luchan en este camino”, señaló en este comunicado.
 
El dirigente iraní insistió en que “la desaparición de nuestro desinteresado y querido general es amarga, pero la lucha continua y el logro de la victoria final hará que la vida sea más amarga para los asesinos y criminales”.
 
En su declaración, el líder iraní también expresó sus condolencias a la nación y a la familia del general Soleimani, y declaró tres días de duelo nacional.
 
El general Soleimani estaba a cargo de los asuntos iraquíes en el ejército ideológico de la república islámica. Murió en el bombardeo junto a Abu Mehdi al Muhandis era el número dos de las Fuerzas de Movilización Popular o Hashd al Shaabi, una coalición de paramilitares mayoritariamente proiraníes y ahora integrados en el Estado iraquí.
 
Poco después de sus muertes, el Pentágono anunció que el presidente estadounidense Donald Trump dio la orden de “matar” a Soleimani.