SJ TheDaily - шаблон joomla Форекс
+

   

Empresas buscan desarrollar un “asesino universal” para el ejército de EE.UU.

16 Octubre 2019
El Ejército de EE.UU. quiere que sus nuevos vehículos blindados porten láseres y derriben drones, además de poder ser desplegados desde aviones.
 
El mando militar del país norteamericano piensa reemplazar con los llamados Vehículos de Combate Opcionalmente Tripulados (Optionally Manned Fighting Vehicle) a su numerosa flota de blindados Bradley, que cuentan con décadas de antigüedad.
 
Ante esta necesidad varias empresas estadounidenses se han embarcado en el proyecto de un nuevo carro de combate que pueda portar todo tipo de armas y operar vehículos no tripulados tanto aéreos como terrestres.
 
La descripción del armamento y de lo que debería hacer el futuro vehículo parece salido de un libreto de ciencia ficción: atacar al enemigo con robots fuertemente armados, capaces de disparar rayos láser, derribar drones enemigos y controlar vehículos no tripulados aéreos y terrestres como elementos de una guerra centrada en redes, según un artículo de la revista The National Interest.
 
Se busca asimismo que la nueva plataforma disponga de cañones de calibre medio capaces de elevarse para destruir amenazas aéreas y disparar láseres y misiles bajo cualquier condición climática.
 
Según los documentos del Ejército, esta previsto que el vehículo, en desarrollo desde hace varios años, sea operado por las tropas nacionales a partir de 2026, allanando el camino hacia una nueva era de guerra mecanizada.
 
Los militares norteamericanos tienen requisitos aún más ambiciosos. Según el autor del artículo, Kris Osborn, ex experto de la Oficina del Subsecretario del Ejército de EE.UU. para asuntos de adquisición, logística y tecnología, la nueva plataforma deberá poder llevar a cabo operaciones no tripuladas controladas a distancia, transportar hasta seis soldados con una tripulación de dos hombres y ser lanzada desde grandes aviones de transporte Boeing C-17 Globemaster y estar lista para entrar en combate dentro de los 15 minutos posteriores al aterrizaje.
 
BAE Systems, General Dynamics Land Systems y un equipo de Raytheon-Rheinmetall comenzaron a competir por el programa. Desde entonces, BAE Systems retiró su oferta y, según algunos informes, el vehículo 'Lynx' de Raytheon-Rheinmetall podría estar en espera empezar la siguiente fase de desarrollo.